GUIA DE VISITA AL TEMPLO DE SAN FRANCISCO DE ASÍS

Entre los años 1599 y 1608 se construyó en el Puerto de la Cruz una ermita cuyos gastos fueron sufragados por el Almojarife de dicho lugar don Juan de Texera que por ende era el propietario del mencionado recinto religioso y dedicado a la advocación de San Juan Bautista.

El 23 de septiembre de 1608, don Juan de Texera cedió la ermita a la Orden Franciscana.

En 1609 los franciscanos tomaron posesión efectiva de dicha ermita anexándola a la iglesia conventual.

En 1967 el convento de San Francisco fue víctima de un voraz incendio del cual solo se salvó la ermita y la iglesia. En la actualidad el templo está restaurado y fue declarado monumento histórico-artístico de interés para la Comunidad Autónoma de Canarias en 1986.

La planta de la ermita y la iglesia es bastante original. No se trata de dos naves rectangulares sino de una y media; la media nave corresponde a la antigua ermita de San Juan Bautista, siendo por lo tanto la más antigua del convento y por la que se comenzará la visita.

Interiormente, la ermita está dividida en cuatro capillas separadas por columnas de estilo toscano-romano y arcos de medio punto rebajados. Todas son independientes y tienen su correspondiente altar, retablo y cubierta a base de preciosos y variados artesonados de madera casi siempre ochavados (de ocho lados).

La separación y comunicación de las dos naves entre sí se realiza por cuatro arcos de medio punto.

Encontramos en el templo ocho retablos (cuatro en la nave más pequeña y otros cuatro en la mayor), con algunas esculturas de gran interés.

 

1.- BAPTISTERIO

Entrando a la derecha encontramos en primer término una capilla, que correspondía al antiguo baptisterio, protegida por una reja de balaustres de tea, con un pequeño retablo-hornacina de finales del siglo XVIII que tiene como remate un marco con crestería, ocupado hoy por un lienzo del Crucificado (anónimo). En dicha hornacina se encuentra una imagen de la Inmaculada Concepción (olot), rodeada de angelitos.
En la repisa lateral izquierda, la imagen de San Antonio (de candelero).
En la repisa de la derecha, la imagen de San Pancracio (de olot).
 

2.- RETABLO DE SAN CAYETANO

Siguiendo el recorrido encontramos otra pequeña capilla, también con un retablo neoclásico adquirido en 1998, con una sola hornacina central ocupada por la imagen de candelero de San Cayetano (anónimo s. XVIII), perteneciente desde la antigüedad a este templo.
A su izquierda se encuentra una talla de Santa Lucía del escultor Ricardo Sandortal Villalba del año 2006.
A la derecha del retablo, una imagen barroca aragonesa de San Nicolás de Bari con tres niños a sus pies, adquirida en 1995.

3.- RETABLO DE NIEVES RAVELO

Continuando la visita, encontramos la capilla de los Nieves-Ravelo, llamada también del Carmen.
Fue el Capitán Juan de las Nieves Ravelo, sepultado al pie de este retablo barroco, quien patrocinó su construcción. Está realizada por algún seguidor del prestigioso maestro Antonio Álvarez, en la segunda mitad del siglo XVII, pudiéndose considerar como el continuador de la obra de Orbarán.
Consta de dos pisos y tres calles.
El primer cuerpo se divide en tres hornacinas a cuyos lados existen unas columnas de un tallado finísimo.
En estos tres nichos encontramos:

En el central, una talla de la Virgen del Carmen realizada por el escultor murciano Jesús Hernández, y donada a esta ermita en el año 2008.
En el de la izquierda, una talla de Santa Gemma Galgani, venerada en este templo desde 1995.
En el de la derecha, una imagen austríaca de San Roque, que data de 1998.
El segundo cuerpo lo ocupan tres óleos sobre lienzos distribuidos de la siguiente forma:
El central representa un gran cuadro de las Ánimas, presidido por el Arcangel San Miguel que tiene a su derecha a la Virgen del Carmen y a su izquierda a San Francisco de Asís, todos ellos sobre las Almas del Purgatorio. Está atribuido al pintor orotavense Gaspar Afonso de Quevedo nacido en 1616.
Los dos lienzos de las calles laterales representan a dos santos franciscanos, San Pedro de Alcántara (izquierda) y San Francisco de Asís (derecha). Se suponen salidos de los pinceles del pintor orotavense Cristóbal Hernández de Quintana y ejecutados entre 1684 y 1687.
En la puerta del Sagrario se conserva un sobrerrelieve que representa a Cristo con el globo terráqueo en una mano y con la otra bendice. El altar cuenta con un frontal de estilo rococó. En la predela figuran dos escudos, uno de ellos, el de la izquierda, es el de la familia Nieves Ravelo.

 

4.- RETABLO DEL SEÑOR DE LA HUMILDAD Y PACIENCIA

Estamos ante el cuarto y último retablo de esta ermita de San Juan Bautista. Está compuesto por una hornacina en la que se encuentra colocada la talla del Cristo de la Humildad y Paciencia, de escuela canaria de mediados del siglo XVII, es custodiado por la Cofradía de la Vera Cruz  Misericordia y sale en procesión los Martes y Viernes Santo.

 El retablo consta de un solo cuerpo y remate, totalmente tallado con cartelas, espejos y motivos vegetales, realizado en caoba.
A los lados del nicho, dos estípites muestran un perfecto trabajo de tallado y decoración “a candelieri”.
La parte superior de la hornacina está ocupada por una gran venera (concha). Su interior está totalmente policromado, llevando unas inscripciones, que reproducen el texto de la lamentación primera 12 lámed, de las lamentaciones de Jeremías, cuyo texto literal es el siguiente:”O vos omnes qui transitis per viam, attendite, et videte si est dolor sicut dolor meus”. Que podemos traducir “¡Oh vosotros cuantos pasáis por aquí. Mirad y ved si hay dolor comparable
al mío!”.

El ático está decorado por un lienzo, flanqueado por dos estípites, donde aparecen representados San Juan Bauista y San Nicolás de Bari.
El sagrario está todo tallado con unos pequeños estípites con unas flores grabadas. En el centro de la puerta del sagrario aparece una balanza, llevando en el platillo de la izquierda una calavera con esta inscripción: “Mors est malis” (La muerte es un mal) y en el de la derecha, un corazón en llamas con alas y esta inscripción: “Vita bonis” (la vida es un bien).
Todo ello rematado por un cáliz con la Hostia, una nube radiante y el Triángulo símbolo de la Santísima Trinidad. Aquí se encuentra hoy el Sagrario con el Santísimo Sacramento, por lo cual esta zona está dedicada de forma especial a la oración.
En la repisa lateral de esta capilla hay una talla de la imagen de San José, de reciente factura.

5.- RETABLO MAYOR

Estamos ante un retablo de estípites de finales del siglo XVIII. Está formado por la mesa de altar recortado y un solo cuerpo dividido en tres calles y ático. Las columnas llevan capiteles corintios.
El ático está ocupado por un altorrelieve con la imagen de la Asunción de la Virgen inspirada en un modelo gótico. Las mejores imágenes se localizan en cada uno de los nichos de sus tres calles.
En el central vemos un calvario compuesto por las siguientes imágenes:
El Cristo de la Misericordia, única obra conocida del escultor lagunero Domingo Pérez Donis (1604-1645) que al tener los brazos articulados ejerce las funciones de Cristo Difunto en la Procesión Magna del Santo Sepulcro que se tiene lugar el Viernes Santo. Esta imágen es custodiada por la Cofradía de la Vera Cruz y Misericordia que tiene su sede canónica en este templo.

A su derecha Ntra. Sra. de los Siete Dolores, obra del escultor murciano Francisco Liza y data de 1996. Esta imagen es custodiada por la Cofradía de la Vera Cruz y Misericordia y procesiona cada Viernes Santo tras el paso del Señor de la Humildad y Paciencia.

A su izquierda, San Juan Evangelista, tallado por el escultor murciano Antonio García Mengual en 1998.


En la hornacina de la derecha se sitúa una talla de San Francisco de Asís, anónimo canario del siglo XVII. Es una gran obra realizada en madera siguiendo los modelos homónimos de la escuela hispalense de Martínez Montañés. Lleva una “T” grabada en la frente.
En la hornacina izquierda está la imagen de San Juan Bautista atribuida al escultor andaluz Andrés de Ocampo (s. XVII). Se caracteriza por su barroquismo y delicado trabajo, siendo una de las mejores obras escultóricas que se encuentran actualmente en esta iglesia.

6.- PÚLPITO

De estilo neoclásico, está adosado a la pared del Evangelio, es de forma hexagonal y está decorado con placas de falso mármol con los símbolos de los cuatro evangelistas (Mateo por el hombre, Marcos por el león, Lucas por el toro y Juan por el águila).

7.- RETABLO DEL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA

Este retablo de tea de estilo barroco (s. XVIII), consta de mesa de altar y dos cuerpos con remate.
El primer cuerpo tiene un solo nicho presidido por la imagen del Corazón de María, obra del escultor Ricardo Villalba del año 2008.
Se encuentra flanqueado por los arcángeles Rafael y Miguel, cuatro columnas salomónicas decoradas con relieves imitando racimos de uvas y hojas de parra.
En el segundo cuerpo encontramos un sobrerrelieve con la escena de La Anunciación.
Finalmente, el retablo se remata con un tondo con la representación del Espíritu Santo.

8.- RETABLO DEL SEÑOR DEL HUERTO

Retablo-hornacina de tipo barroco limitado por cuatro columnas salomónicas con decoración en relieve imitando racimos de uvas y hojas de parra.
El Señor del Huerto preside este conjunto. Se trata de una imagen de candelero realizada en el año 2002 por el escultor murciano José Antonio Hernández Navarro. 

La imagen es custodiada por la Hermandad de Señor orando en el Huerto de Los Olivos, que tiene su sede canónica en este templo y procesiona el Domingo de Ramos y el Viernes Santo.
El retablo queda rematado por un tondo en el que se representa a la Virgen con el Niño.

9.- RETABLO DE SANTO DOMINGO DE GUZMÁN

Retablo-hornacina enmarcado por cuatro estípites, dos a cada lado, y remate. Lleva una gran cantidad de decoración a base de espejos y motivos vegetales.
Preside el conjunto una imagen de candelero de Santo Domingo de Guzmán, anónimo de escuela canaria del siglo XVIII.
Se remata con un cuadro de Ntra. Sra. del Rosario del siglo XVIII. Sobre la mesa, en una pequeña urna de cristal, se expone una bellísima imagen del Niño Jesús (Niño de Pasión) de procedencia americana.

10.- EL ARTESONADO

La cubierta es a base de artesonados de madera de “par y nudillo”, para la nave principal, ya que el resto de las capillas, al ser independiente, tiene cada una su correspondiente retablo y artesonado que es casi siempre ochavado (de ocho lados). 

El de la capilla mayor tiene cuatro cuadroles en las cuatro esquinas, cada uno de ellos con un perillón. En el centro, el almizate está decorado con cinco perillones, siendo mayor el central. 

Las limas presentan bordones y decoración de lacería en los extremos así como en los tirantes del artesonado de la nave principal.

11.- CUADROS

Gran Poder de Dios: Pintura anónima tinerfeña del siglo XVIII

San José con el Niño dormido: Pintura del siglo XVIII obra de Joseph Mariano Hernández.

Ecce Homo: Anónimo de escuela madrileña.

Santa María Magdalena: Anónimo procedente de Puerto de Santa María (Cádiz).

La Anunciación de María: Pintura del siglo XVIII obra de Antoni Viladomat

Dolorosa: Oleo sobre lienzo de escuela andaluza